Melasma

Una de las afectaciones más comunes y tercas de la piel.

Melasma o paño

El melasma es un tipo de hiperpigmentación común en mujeres especialmente durante y después del embarazo. Aparece en forma de grandes manchas oscuras sobre la cara, aunque también pueden afectarse otras partes del cuerpo.

Signos y Causas

El pigmento melanina define el color de los ojos, el cabello y la piel de una persona. La producción de melanina puede estar afectada por ciertos factores internos y externos, como la exposición al sol, la genética, los cambios hormonales, la inflamación y la edad. La hiperproducción da lugar a hiperpigmentación, en la que aparecen manchas oscuras y tonos cutáneos desiguales. La subproducción, o hipopigmentación, tiene el efecto opuesto, con la aparición de manchas sin pigmento en las zonas afectadas.

El melasma es una forma de hiperpigmentación que aparece en la cara, especialmente en las mejillas, el dorso de la nariz, la frente y el labio superior, y en ocasiones en otras partes del cuerpo expuestas al sol, como los antebrazos.

Se conocen tres tipos de melasma: epidérmico, dérmico y mixto.

* El melasma epidérmico afecta a la capa superior de la piel y la hiperpigmentación es marrón con bordes bien definidos.

* El melasma dérmico afecta al nivel más profundo de la dermis y se caracteriza por manchas de color azúl grisáceo.

* El melasma mixto (una combinación de melasma epidérmico y melasma dérmico) se presenta como pigmento pardo grisáceo. A causa de la profundidad de los pigmentos melánicos en el melasma dérmico y el melasma mixto, estos tipos pueden ser más difíciles de tratar.

El melasma es más común en mujeres, sólo el 10% de los casos corresponde a hombres, afectando hasta el 90% de mujeres embarazadas.

Por este motivo se conoce también como «la máscara del embarazo» (o cloasma). Si bien afecta a todas la etnias, las personas con tonos cutáneos más oscuros son más propensas. Al contrario que las manchas seniles, el melasma puede desaparecer de por sí después del parto o si se reduce la ingestión de estrógeno.

¿Cuál es la causa del melasma?

El melasma es causado por la hiperproducción del pigmento melanina. Mientras el proceso aparece habitualmente como respuesta a cambios hormonales, como el embarazo, el uso de píldoras anticonceptiva o la hormonoterapia sustitutiva (HTS), también pueden desempeñar un papel otros factores como la exposición a los rayos UV, la predisposición familiar, la edad y ciertos fármacos antiepilépticos.

Los melanocitos (las células productoras de melanina localizadas en la capa basal de la epidermis) son responsables del incremento de la pigmentación epidérmica en el melasma.

Durante el embarazo las hormonas endógenas estimulan los melanocitos, haciendo que produzcan más pigmentos melanocíticos.

Las mujeres que toman píldoras anticonceptivas o la hormonoterapia sustitutiva (HTS) pueden presentar también melasma, dado que sus organismos experimentan tipos similares de cambios hormonales a los que aparecen durante el embarazo.

La exposición a los rayos UV es también un importante factor desencadenante o agravante en la presentación del melasma, por lo que se recomienda que las personas propensas a este proceso, o cuyas familias tienen predisposición al melasma, eviten el sol y se apliquen protección solar de amplio espectro y factor elevado para prevenir la estimulación de la producción de pigmentos.

Si tienes alguno de estos síntomas te invitamos a agendar una cita para realizar un diagnostico personalizado sin costo!

En Body & Skin te ofrecemos diferentes tratamientos que combinan aparatos, medicamentos y cremas para solucionar tu problema.

Solicita más información