¡Sí es posible eliminar la papada sin cirugía de forma PERMANENTE y rápida!

La papada se debe a una acumulación de grasa localizada debajo del mentón y afecta tanto a hombres como a mujeres. Entre las causas principales por las que aparece están los factores genéticos, el sobrepeso y el envejecimiento.

Las opciones para tratar la papada eran, hasta ahora, fundamentalmente quirúrgicas, como el lifting (cirugía abierta) o la liposucción, procedimientos muy eficaces pero para los que hay que pasar por el quirófano. Otras alternativas menos agresivas, como el ultrasonido y la radiofrecuencia, funcionan pero llevan tiempo y disciplina por parte del paciente.

Por eso la aparición de un tratamiento que dé solución a este problema mediante una simple inyección (o varias) nos parece el mejor invento del mundo.

El tratamiento utiliza un nuevo producto –evaluado en cuatro estudios clínicos de fase III en los que han participado más de 2.600 pacientes de todo el mundo– a base de ácido desoxicólico (el primero de su clase terapéutica), que destruye de forma permanente las células grasas y ésta se elimina de forma natural a través del organismo. Después, esas células no pueden almacenar ni acumular grasa mejorando el perfil del mentón, ¡es como una lipo!

Te preguntarás cómo se aplica o de qué se trata: el tratamiento dura entre 30 y 45 minutos y es necesario el uso de anestésico local, porque duele un poquito, pero es totalmente ambulatorio. Se produce un poco de inflamación que dura entre dos y siete días máximo. Pero eso es señal de que está funcionando el tratamiento. El número de sesiones varía en función del volumen de grasa a disolver, hasta un máximo de cuatro sesiones que se deben distanciar entre cuatro y seis semanas. Pero ya desde la primera se pueden ver los resultados.

Las ventajas de este nuevo tratamiento no se quedan ahí, ya que no sólo disuelve la grasa, sino que, además, contrae la piel.

Como cualquier tratamiento médico-cosmético, tiene limitaciones y no todo mundo es candidato. No estaría indicado en aquellos casos en los que la grasa sea subplatismal, ni cuando exista gran flacidez cutánea o del músculo platisma. Sólo está autorizado para su uso por parte de dermatólogos, cirujanos plásticos y médicos especialistas en Medicina Estética.

Aunque es sencillo de aplicar, no está exento de riesgos, uno de ellos, que se inyecte donde no se «deba», pues disuelve la zona. Es por eso que este producto pueden manejarlo exclusivamente personas con un conocimiento exhaustivo de la zona.

Body & Skin lo trae para ti antes que nadie, aquí puedes ver imágenes de antes y después, imagínate luciendo un rostro afilado sin la desfavorable papada y lo mejor, ¡de efecto permanente! Anímate, agenda tu cita de valoración y comienza lo antes posible el tratamiento, será una de las mejores inversiones de tu vida.

Deja un comentario